jueves, 21 de agosto de 2008

Vacuna antirrabica para seres humanos



Si uno es propietario de un animal recordar mantener al día la vacunación antirrábica del mismo y evitar en lo posible todo riesgo de mordedura.

La vacuna antirrábica en seres humanos se utilizan para:

a) Preexposición: Prevención de la rabia en sujetos expuestos a riesgo de contaminación


· Trabajadores de laboratorios de diagnóstico, investigación, producción y control que trabajan con este virus.
· Veterinarios.
· Espeleólogos.
· Personal en contacto con la vida silvestre y en contacto con animales salvajes. Cuidadores de animales.
· Viajeros en turismo aventura en áreas endemo-epidémicas.



b) Postexposición: Tratamiento después de la infección comprobada o posible con el virus de la rabia
· En exposición leve si el animal agresor desaparece o no es posible su identificación.
· En exposición grave si el animal agresor desaparece o mientras se inicia su observación.
· Lameduras o rasguños de animales sospechosos desaparecidos.
· Heridas profundas o en las mucosas.
· En toda mordedura por especies silvestres.
· Personal de laboratorio accidentado con material contaminado (aún si recibió profilaxis preexposición).

En el ámbito público, en Argentina se utiliza la vacuna Fuenzalida-Palacios.


Dosis:
· Menores de 1 año, 1 ml/dosis.
· Mayores de 3 años, 2 ml/dosis.

La conducta a seguir está referida al seguimiento del animal mordedor.

Los esquemas de vacunación están relacionados con la gravedad de la exposición.

a) Exposiciones leves: las que tendrían periodos de incubación más prolongada por estar lejos del cerebro. Lesiones de tórax, miembros inferiores y superiores excepto la punta de los dedos.
1. Vacuna CRL: 7 dosis diarias consecutivas y 3 refuerzos a los 10, 20 y 30 o 60 días de la última dosis diaria.

2. Vacuna de cultivo: 1 dosis en los días 0, 3, 7, 14 y 28; luego un refuerzo optativo a los 90 días (protocolo 6 dosis, Essen 1998).

Esquema optativo: 2 dosis el día 0, 1 dosis el día 7 y 1 dosis el día 21. (Esquema 2-1-1 de 4 dosis). Las dos dosis del día cero se deben dar en ambos deltoides. La ventaja de este esquema es que alcanza el 100 % de seroconversión al día 14 de iniciado el tratamiento.

La desventaja es que nunca se debe programar cuando se administra junto con suero antirrábico, dado que los anticuerpos circulantes caen rápidamente y a los 90 días solamente el 80 % de los vacunados mantienen niveles protectivos.

b) Exposiciones graves: las que tienen períodos de incubación cortos. Lesiones de cara, cuello, punta de los dedos, mucosas; en inmunocomprometidos si la mordedura es por animales silvestres.
1. Vacuna CRL: 14 dosis diarias consecutivas y 3 refuerzos a los 10, 20 y 30 o 60 días de la última dosis diaria. Si el animal mordedor fue identificado, controlado y dado de alta, se debe suspender el tratamiento.

2. Vacunas de cultivo: 1 dosis en los días 0, 3, 7, 14 y 28; luego un refuerzo optativo a los 90 días.
Cualquiera de los dos tipos de vacuna deben combinarse con suero antirrábico o inmunoglobulina antirrábica humana (20 unidades por Kg./peso); infiltrando la mitad alrededor de la herida y el resto en forma intramuscular.

Si el animal mordedor desaparece o no es identificable, se debe vacunar siempre; haya sido una exposición leve o grave.

3 comentarios:

Raquel Ricote dijo...

vaya es buena idea esa vacuna porque si te cruzas con un perro abandonado y este tiene la rabia y te muerde, pues al menos sabes que hay una vacuna para humanos

Raquel Ricote dijo...

te voy a dar un premio para ti sola pasate a mirar http://r3pets.blogspot.com/2008/08/el-premio-cool-cat.html y a recoger claro

Raquel Ricote dijo...

que atrocidad!! como pueden hacerle eso que me has contado a los pobres perros!! encima que le abandonan y los tratan asi!! pobrecillos!!